Isa y Tamara


El que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor; y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo, así como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos. Mt 20, 26-28

Llegamos a Carrión con las manos llenas y el corazón inseguro, dudoso... pero arriesgadas a pasar unos días lejos de lo común, de lo mundano y con el deseo de servir a Jesús peregrino en cada persona que por allí pasara.
Al principio nos sentíamos desorientadas, pero poco a poco fuimos reconociendo el lugar y nos fuimos reconociendo en él, un lugar donde sólo habita el amor, el servicio, la fraternidad... y donode Dios se hace presente en cada uno de los rincones.
En cada momento de relación con los peregrinos, con las hermanas, con los hospitaleros, contigo misam, con Jesús, con las cosas sencillas, las verdaderas... creces en amor, en compasión, en adoración, en humanidad, en ternura, en misericordia... en cada momento deseas dar lo mejor de ti, porque durante la estancia allí nada malo habita en tu corazón.
Y como  Jesús vino a servirnos, hemos venido a servir, en el camino a la meta, camino de Renacimiento constante...
Gracias a las Hermanas, a los sacerdotes Nacho y Julio, a cada uno de los peregrinos y gracias a Jesús por tantos detalles que han hecho de estos días, un tiempo maravilloso que siempre quedará grabado a fuego en nuestros corazones.

Isa y Tamara







El q
 

El que qui



Isa y Tamara

No hay comentarios:

Publicar un comentario